Dentro de poco, los “especialistas” del cine en las escenas más arriesgadas podrían ser sustituidos enteramente por personajes de ficción. La empresa Natural Motion ha desarrollado un sistema de simulación que permite generar secuencias que hasta ahora necesitarían de las aptitudes de un experto.

Por: tamara@noticias.com

El sistema Endorphin, creado por la empresa británica, controla los cuerpos de los actores generados con el ordenador de forma que estos puedan simular una caída, carrera, movimiento o reacción idéntica a la de una persona normal. El sistema ya se está utilizando para la próxima película “Troya”, en la que reemplazará a Brad Pitt (Aquiles) y Orlando Bloom (Paris), en algunas escenas de acción, por dobles digitales. A menudo la inclusión de estas escenas en el cine se hace mediante la utilización del croma, un fondo neutro que posteriormente es sustituido por el que el realizador considere más apropiado. Natural Motion ha encontrado la forma de acelerar este proceso y ampliar las posibilidades de las escenas de acción.

El sistema permite a los actores virtuales volar tras una explosión, perder miembros del cuerpo, sufrir caídas y otras acciones que no serían posibles de otra forma. Según Colm Massey, director tecnológico de Natural Motion, “lo que hacemos es simulación, por lo que es mucho más rápido y realista que los métodos convencionales”. El software se basa en modelos de cuerpo humano que han sido construidos de forma que asimilan el movimiento real de los músculos y los huesos, con el fin de crear un movimiento y una reacción creíble.

Una vez que se ha creado el actor simulado, puede añadirse la ropa y el fondo de la escena, con el fin de crear un efecto convincente. No se trata sin embargo, del final del oficio de especialista, ya que según explica Massley, “siempre habrá necesidad de actores reales, de carne y hueso, pero una buena parte del trabajo más peligroso aún quedaba lejos de los actores, y creo que tecnología como la nuestra puede empezar a cubrir esos huecos”.