La empresa líder en software, Microsoft, ha logrado tres acuerdos con gobiernos europeos en los que se debatían entre utilizar el software Windows o el emergente sistema operativo Linux, de acceso gratuito. La empresa instalará finalmente Windows en miles de ordenadores de Frankfurt; Riga, en Letonia, y Turku, Finlandia.


Por: tamara@noticias.com

Microsoft anunció los acuerdos el pasado martes, en la última batalla entre el gigante del software y los distribuidores de Linux. La firma de Bill Gates no reveló los términos financieros de los acuerdos, aunque aseguró haber mantenido una férrea competición con varias compañías distribuidoras de Linux. Desde el pasado año ha tenido lugar un intenso enfrentamiento en Europa, debido a que un buen número de sedes gubernamentales y empresas deseaban instalar en sus sistemas informáticos el software de código de libre acceso Linux. El mayor golpe para Microsoft se produjo cuando la firma distribuidora alemana SuSe logró un lucrativo contrato para instalar Linux en más de 14.000 PCs de la ciudad de Munich.

A pesar de mantener cierta hegemonía en el mercado corporativo de los ordenadores europeos, Microsoft empezó a perder terreno a favor de la tecnología Linux, por lo que tuvo que redirigir el valor de sus ofertas. Windows de Microsoft funciona actualmente en más del 90% de los ordenadores corporativos e institucionales de Europa, pero el mercado de los servidores es mucho más competitivo, gracias al empuje de Linux y Unix. Por otra parte, compañías Unix como IBM se han lanzado al mercado Linux en los últimos años con el fin de afianzarse en el mercado emergente.

Actualmente, Linux, que funciona aproximadamente en el 15% de todos los ordenadores vendidos en la Europa del Este, está considerado como el rival auténtico de Microsoft. La firma de Seattle se ha armado al completo, reforzando la visión de Windows como el sistema más fiable del mercado, y apostando de lleno por la seguridad en los equipos.