La RIAA, representante de las grandes discográficas norteamericanas, reconoció haber iniciado el envío de notas de aviso a varios usuarios a los que acusa de piratear música mediante las redes de intercambio gratuitas, después de obligar a varios ISPs a revelar sus datos personales.


Por: tamara@noticias.com

La entidad ha enviado notas a cinco internautas acusados de haber ofrecido cantidades masivas de música con copyright a través de redes como Kazaa. La identidad de los usuarios fue averiguada mediante una batalla legal con Verizon Communications, quien intentó hasta el final proteger la privacidad de sus clientes, sin éxito alguno. La RIAA procedió al envío de cartas a los usuarios en los que se les instaba a abandonar su actividad.

La RIAA ha declarado que no hará públicos los nombres de estos usuarios, ni comentará si han respondido a las cartas o si proseguirán las acciones legales contra los acusados. Los grandes sellos discográficos han empezado a actuar de manera individual contra aquellas personas que introduce en las redes los archivos MP3 con copyright. El pasado mes de abril, la entidad representante de las discográficas empezó a emprender acciones legales contra compañías que proveían tecnología para el intercambio de archivos, pero no contra los usuarios que las utilizaban. En mayo cuatro estudiantes fueron inculpados y tuvieron que pagar sendas indemnizaciones a la organización.

En cuanto a sus acusaciones contra los servidores, la RIAA no ha salido tan bien parada. En abril un juez dictaminó que los creadores de servidores como Grokster o Morpheus no podían ser acusados de infracción del copyright debido a que sus sistemas eran descentralizados y no tenían manera aparente de controlar el tipo de archivos dispuestos en sus redes. Es por ello que la RIAA decidió enviar avisos a los usuarios. Según una de sus dirigentes, Hilary Rosen, “los infractores individuales no pueden esperar ser siempre anónimos si llevan a cabo esta actividad ilegal”.