La mensajería instantánea debería ser tratada de la misma manera que los e-mails y archivarse durante tres años. Se trata de una de las medidas propuestas por el regulador Nasdaq Stock Market a sus miembros.

Por: tamara@noticias.com

Varias compañías norteamericanas están siendo aconsejadas para que guarden los archivos de todas sus comunicaciones de mensajería instantánea durante un periodo mínimo de tres años. La NASD, la asociación reguladora del índice Nasdaq, pidió a sus miembros que trataran los mensajes instantáneos igual que el email en respuesta al creciente uso de esta tecnología en las comunicaciones de las grandes compañías, especialmente en las financieras.

A pesar de que la mensajería instantánea empezó como herramienta de chat para adolescentes, contiene una serie de ventajas sobre la utilización del email corporativo. Los mensajes en este caso son enviados y recibidos de manera inmediata, lo que permite la conversación textual en tiempo real. La posibilidad de utilizar el IM (Instant Messaging) en las empresas ha hecho llamar la atención de los expertos sobre la falta de posibilidades para guardar estas conversaciones. Es algo que está causando una gran preocupación en NASD. Según una de sus miembros, Mary L. Schapiro, “NASD reconoce que la mensajería instantánea está incrementando su popularidad como método de comunicación en tiempo real, y deseamos esclarecer nuestras expectativas para su utilización. Nuestros miembros deben asegurarse que el uso de esta aplicación es consistente y puede almacenarse en situaciones específicas”.

El uso del IM se ha estandarizado en el mercado corporativo, especialmente desde que empresas como Yahoo, MSN o Sun Microsystems lanzaron productos específicos; aunque el uso irregulado de software IM gratuito abunda entre muchas empresas. Algunos incorporan alguna capacidad de almacenaje, pero el software no tiene capacidad para archivar todas las conversaciones. La NASD ha recomendado que si no se pueden almacenar las comunicaciones se prohíba el uso de las comunicaciones IM entre las empresas y clientes.