El número de usuarios que utiliza software para mensajería instantánea (IM) en sus lugares de trabajo se disparará en los próximos años, como parte de una revolución que comportará el envío de más de 3.000 millones de mensajes diarios en el año 2006, según un estudio reciente.


Por: tamara@noticias.com

Según la investigación llevada a cabo por The Radicati Group, el IM se convertirá muy pronto en un medio de comunicación mucho más mayoritario que el correo electrónico. La clave de su crecimiento, según el grupo de investigación está en el sector corporativo, a pesar de las dudas existentes con respecto a los auténticos beneficios del IM. “Hoy en día un número creciente de usuarios de IM creen que siguiendo los pasos de la telefonía y el email, la mensajería instantánea pronto será una parte integral de las comunicaciones interpersonales instantáneas”, aseguran en su informe.

La empresa también prevé que en el año 2007 habrá un total de 1439 millones de cuentas de IM, comparadas con los 590 millones existentes en la actualidad. Esto multiplicará el número diario de mensajes enviados, de 582.000 millones a 1’3 billones. El crecimiento más significativo vendrá de la mano del sector corporativo, donde Radicati prevé un aumento de un 600%; de los 60 millones de cuentas que existen en la actualidad hasta llegar a 349 millones en 2007.

En la actualidad, tan sólo una cuarta parte de las compañías utilizan un software de IM para su organización interna. Casi el 45% de las empresas utilizan IM, pero no lo incorporan en su pack de programas estancar. Esto significa que diferentes grupos de empleados pueden decantarse por los productos de AOL, o los servicios Messenger de MSN y Yahoo, hecho que implica una menor productividad debido a la incompatibilidad entre las diferentes plataformas.

Lo cierto es que si los servicios de mensajería instantánea se convierten en la herramienta habitual para los trabajadores de las empresas, con el fin de compartir archivos, chatear, o mantener conferencias online, las compañías deberán tomar cartas en el asunto y estandarizar los servicios IM que se instalarán en sus equipos. De hecho, más del 30% de las empresas que entrevistó The Radicati Group para su estudio, citaron la seguridad como su mayor preocupación respecto al IM, mientras que el 27% aseguró ser escéptico en referencia al valor real de esta aplicación.