Steve Ballmer, consejero delegado de Microsoft, asegura que su empresa acepta “el reto”, y hace una llamada a los integrantes del líder del software para continuar mejorando la calidad de sus productos.

tamara@noticias.com - Microsoft, el mayor fabricante de software del mundo, se enfrenta al firme desarrollo del sistema gratuito Linux. “En el contexto del mercado actual, el software no-comercial como Linux y OpenOffice son vitos como “suficientemente interesantes” o “alternativas gratuitas”, según una carta de Ballmer remitida a los 50.000 empleados de Microsoft.

El software Linux puede ser obtenido gratuitamente, copiado o modificado, a diferencia del de Microsoft (al menos no de manera ilegal). OpenOffice es una aplicación basada en Linux que imita el estilo de documentos y la presentación de los programas de Office de Microsoft. Linux se ha popularizado entre empresas e instituciones que buscan rebajar el coste de sus sistemas informáticos. A pesar de que Windows está instalado en la mayor parte de PCs del mundo, compite con Linux por los servidores que administran las redes.

“El apoyo de IBM a Linux ha añadido más credibilidad si cabe”, concluyo Ballmer, refiriéndose a la estrategia de IBM de utilizar soporte Linux para algunos de sus sistemas. Ballmer también criticó la confianza que se ofrece a un sistema que permite a cualquier programador controlar y modificar el sistema a su antojo. “La realidad es que no hay ningún centro de gravedad, ningún tipo de control que apoye el crecimiento del software no-comercial o innove en terrenos como la compatibilidad o la seguridad”.

Microsoft ha aceptado el reto, y ha hecho una llamada a todos los integrantes de la empresa para trabajar a fondo en el software del futuro. La empresa ya ha estudiado algunos movimientos estratégicos con el fin de hacer frente a la amenaza de Linux.