El procesador, el cerebro del ordenador, es la pieza que hace funcionar los sistemas operativos y el resto de aplicaciones. Con el último aumento de 32 a 64 bits por parte de las empresas líderes AMD e Intel, los ordenadores ultrarrápidos son cada vez más una realidad.


Por: tamara@noticias.com

El primer procesador, creado por Intel en 1971, fue el llamado 4004, y contaba con 4 bits. Para el nuevo Itanium 2, el último procesador de 64 bits de Intel, la firma ha modificado todo el complejo sistema que lo constituye. No sólo ha añadido bits “extra”, sino que se han tenido que cambiar los comandos internos que hacen funcionar el microprocesador. El nuevo chip necesitará una versión especial para 64 bits de Windows y que todos los programas se adapten a su potencia.

La pregunta surge en si los usuarios necesitan en sus casas tales velocidades. Según Sharad Ghandi, de Intel, “hoy en día todas las aplicaciones y sistemas operativos funcionan con el código para 32 bits, así que no hay ninguna diferencia si se utiliza o no un chip de 64 bits”.

AMD, el rival de Intel, planea por su parte introducir los primeros chips de 64 bits para ordenadores personales dispuestos en hogares en septiembre. Se trata de un posicionamiento diferente al de Intel. Para Héctor Ruiz de AMD, “un ordenador que contenga nuestro chip Athlon 64 podrá utilizar software diseñado específicamente para los equipos actuales, pero no funcionará mucho más rápido que otros ordenadores. Sin embargo, si compras nuestro chip de 64 bits puedes procesar aplicaciones de 32 y las nuevas de 64, que empezarán a salir al mercado a principios del año que viene”.

Pese a las dudas a la hora del asentamiento en el mercado de los nuevos microprocesadores, es evidente que los chips de 64 bits constituyen un nuevo paso adelante en la construcción del ordenador ideal.