Una sentencia judicial obliga a Verizon Communications a revelar la identidad de un cliente anónimo acusado de intercambiar MP3 a través de la red. El caso ha captado la atención de la industria del entretenimiento y abogados privados.

Por: tamara@noticias.com

La decisión, que se hizo pública el pasado jueves, obligará a Verizon a revelar el nombre de su cliente en un plazo de 14 días a menos que tenga lugar una apelación que bloquee el proceso. La acusación viene a cargo de la RIAA (Recording Industry Associaton of America), que culpa a Verizon de ocultar información acerca de uno de sus subscriptores, que al parecer ofrece archivos para descargar a través de Kazaa.

El juez Bates, encargado del caso, denegó las mociones propuestas por Verizon, asegurando que la acusación de la RIAA no viola los derechos de libertad de expresión de los usuarios de ordenadores. El Departamento de Justicia norteamericano ha mostrado apoyo a la RIAA y ha aprobado la decisión del juez.

Verizon por su parte ha asegurado que apelará la sentencia de Bates. Para el presidente de la RIAA, Cary Sherman, “si los usuarios de las sites peer to peer no desean ser identificados, no deberían quebrantar la ley distribuyendo música de forma ilegal”. Según John Thorne, de Verizon, “esta decisión expone a los usuarios de Internet a los depredadores potenciales. Continuaremos utilizando todos los métodos a nuestro alcance para proteger la privacidad de nuestros clientes”.