Microsoft acaba de lanzar uno de los productos más ambiciosos de su historia: Windows Server 2003, que podrá adquirirse en 173 países.

Por: tamara@noticias.com

Después de tres años, 10.000 personas trabajando en el proyecto, y 50 millones de líneas de códigos, Microsoft ha presentado oficialmente Windows Server 2003. Al mismo tiempo, Microsoft lanzará Visual Studio.net 2003 y su 64-bit SQL Server Enterprise Edition.

Según Peter Pawlak, analista de Microsoft, “Windows Server es algo muy importante. Es más seguro que cualquier versión previa, en términos de estabilidad y seguridad, esto significará un gran paso adelante”. Según los expertos, con este nuevo software Microsoft quiere adentrarse en los mercados de Unix y Linux.

Algunas de las reformas de Windows Server 2003 incluyen el Internet Information Server 6.0, la integración de Visual Studio.net y soporte para procesador de 64 bits, incluyendo Itanium 2 de Intel y Opteron de AMD. Microsoft pretende convencer a los usuarios de Unix y Linux de una mejor estabilidad y menos errores en el sistema que sus competidores.

La pregunta que se hacen muchos analistas es si los usuarios lo comprarán. Según Pawlak, “la forma de convencer a la gente es mediante la experiencia. Actualmente se sienten mucho más cómodos trabajando con Windows que hace dos años. Y nuestra percepción es que no existe esa comodidad con Unix”.

Hasta la fecha, Microsoft ha distribuido un millón de copias beta de Windows Server 2003, y unos 155 clientes lo han adquirido mediante el programa Rapid Adoption de la compañía.