Según los expertos, las personas que adquieren medicamentos a través de Internet podrían estar poniendo en peligro su salud.


Por: tamara@noticias.com

Una encuesta llevada a cabo sobre más de 100 websites que ofrecen este servicio, muestra que muy pocas ofrecen una información apropiada que permita a los clientes utilizar los medicamentos de forma segura y efectiva. Muchas de estas webs tampoco advierten del riesgo de tomar diferentes medicamentos al mismo tiempo.

Investigadores de la Universidad de Monash, en Australia, encuestaron a 104 sites de más de doce países de todo el mundo, incluyendo Estados Unidos, Reino Unido y Australia. Dos de cada tres e-farmacias permitían enviar medicinas a clientes de otros países, la misma proporción que las que ofrecen información detallada acerca de los productos que venden. Sin embargo, gran parte de estos datos resultaban insuficientes a la hora de escoger qué medicamento era el más adecuado para la dolencia del cliente.

Como parte de la investigación, uno de los investigadores se hizo pasar por una internauta australiana, consumidora del antidepresivo Prozac, que deseaba adquirir Sudafed o pseudoefedrina hidroclorida, junto con una planta medicinal llamada St. John. Esta planta puede afectar a aquellas personas que consumen antidepresivos. El Sudafed se utiliza para la fabricación de anfetaminas y algunos países cuentan con controles estrictos a la hora de adquirirlo. Un total de 27 e-farmacias suministraron al menos uno de los dos medicamentos. Sin embargo, casi la mitad no incluyó información acerca del uso de los fármacos y sus posibles efectos secundarios. Tan sólo 11 websites adjuntaron advertencias acerca del peligro de mezclarlos con otros productos.

La Royal Pharmaceutical Society de Gran Bretaña, que regula a los farmacéuticos, aseguró que los profesionales que trabajan desde Internet deben hacerlo en consonancia con su código ético, que indica que el bienestar y la seguridad de los pacientes debe ser su primer objetivo. Según una portavoz, “todas las farmacias británicas, incluyendo las online, deben estar registrados en la Royal Pharmaceutical Society, y esperamos el mismo nivel de calidad entre las farmacias que operan desde Internet y el resto”.