Y ha sido esa falsa sensacin de privacidad del Bitcoin lo que afortunadamente permiti derribar la mayor comunidad digital de pedfilos del mundo en 2017, en una historia que desvela ahora la revista Wired.

Chainalysis ha desarrollado su negocio sobre esa naturaleza totalmente trasparente de la blockchain, en la que, al contrario de lo que ocurre con el dinero "normal", no existe la posibilidad de "perder el rastro del dinero".

Todo lo contrario, de hecho: cada nueva transaccin permite delimitar los contactos y la actividad de los propietarios de cada cuenta. Y si el usuario al que se busca cazar ha sido especialmente cauto, siempre hay formas de incitarlo a revelarse si en algn momento el dinero recala en algn exchange de criptomoneda (donde la regulacin financiera requiere que los usuarios den pruebas de su identidad), un mero intercambio entre el investigador y su objetivo basta para suprimir cualquier ilusin de anonimato.

Cada vez que una transaccin lleva a enviar dinero de varias de esas cuentas a un mismo destinatario, permite a los investigadores detectar qu cuentas siguen bajo el control de un mismo usuario u organizacin. As se lleg a vincular entre s "hasta millones de cuentas".

El oscuro caso de Welcome To Video


Welcome To Video era un sitio web que venda acceso a un catlogo inusualmente enorme (y frecuentemente actualizado) de clips de fotos y vdeos de abuso sexual infantil a cambio de bitcoins. A partir de una sola direccin de Bitcoin, Chainalysis pudo trazar el rastro de los pagos de los clientes del sitio web.

Aproximadamente 8 TB de contenido con ms de 250.000 vdeos A travs de una conferencia de prensa, el DoJ explic parte de la operacin del sitio y las acciones que llevaron a su cierre y captura de algunos de sus miembros. Segn la informacin, "Welcome to Video albergaba ms de un cuarto de milln de vdeos, y los usuarios descargaron ms de un milln de archivos con un total de 8 terabytes".

Jessie Liu, fiscal federal del distrito de Washington D.C., explic que el DoJ rastre varios pagos con bitcoins a travs de blockchain para encontrar usuarios y administradores del este sitio web, el cual se cree que haba estado operando desde mediados de 2015.

"Gran parte [del sitio] presentaba a nios preadolescentes, nios pequeos e infantes que participaban en conductas sexuales."


De acuerdo a la informacin, el administrador del sitio web efectuaba las transacciones a travs de un servicio de Bitcoin donde se dio de alta usando su nombre real, nmero de telfono mvil y cuenta de correo electrnico. Esto hizo que la investigacin inicial fuera relativamente sencilla. La ley de los Estados Unidos exige que los exchanges recopilen informacin de identificacin de sus clientes y verifiquen sus identidades (proceso KYC).

Liu mencion que algunos agentes se infiltraron en el sitio y enviaron pagos de bitcoins a la cartera del sitio en varias ocasiones, para as poder rastrear los pagos e identificar la bolsa que los alojaba. Es as como descubrieron que la bolsa estaba a nombre de Jong Woo Son, el supuesto administrador de 'Welcome to Video'.

Tras el rastreo, consiguieron su nmero telefnico y correo electrnico, los cuales coincidan con la identidad de Wow Son. Adems, el DoJ menciona que tambin lograron identificar y rastrear una transaccin de bitcoins a una cuenta bancaria a su nombre, lo que confirmaba que l estaba involucrado en la operacin del sitio web.



Todos los involucrados haban confiado en la fama de anonimato de la criptodivisa y haban hecho muy poco por ocultar su rastro. De hecho, las cuentas que reciban sus pagos haban liquidado su contenido en unas pocas grandes transacciones en dos plataformas chinas (Bithumb y Coinone).

Pero las tcnicas de anlisis permitieron hacer mucho ms que saber dnde haba ido ese dinero: tambin permiti rastrear a quines haban estado comprando bitcoins para poder pagar la suscripcin a Welcome To Video. De nuevo, muchos de ellos haban estado pagando la plataforma de pornografa infantil desde las mismas direcciones que usaban para comprar la criptomoneda.

Llegados a ese punto, el grueso de la investigacin recay en una agencia federal estadounidense que no suele ocuparse de esta clase de casos: el IRS (Servicio de Impuestos Internos). Los inspectores de Hacienda no tener que lidiar con casos de pornografa infantil, pero intentaron plantearse que "ste era un caso ms, con un rastro de dinero que seguir".

Ciertamente, tambin hubo un descomunal 'bug' de la pgina que le puso fciles las cosas a los agentes: las imgenes en miniatura de la portada de la web apuntaban a un servidor web normal y corriente, que no se ocultaba tras la red TOR. Un servidor localizado a las afueras de Sel (Corea del Sur). Pero importaba ms descubrir a los productores y consumidores del material.

Finalmente, la operacin condujo a la detencin de del administrador del sitio y de 337 pedfilos (incluyendo un subdirector de una escuela estadounidense y al marido de una directora de guardera). En uno de los casos, se encontraron ms de 450.000 horas de vdeos de abuso infantil en la casa de uno de los detenidos.

Algunos de ellos intentaron ms tarde alegar que el IRS haba violado la privacidad de sus transacciones para investigarles ilegalmente. Los jueces les dejaron claro que, al usar bitcoins, jams haban tenido dicha privacidad.

Fuente: Genbeta