Con el efectivo lema 'Elígenos y eliminaremos una regulación por día, una ley por semana, un subsidio por mes y un impuesto por año', el líder del MP3 Party, Ruslan G. Fedorovsky, piensa llegar a la gente y hacerse un hueco en las próximas elecciones inglesas. Para él, "la descarga de música no es tan sólo un fenómeno económico, también lo es social y político, por lo tanto, los coleccionistas de MP3 no son únicamente gente a la que le gusta escuchar música de manera gratuita, todos ellos forman una comunidad".
La filosofía del partido está basada en la teoría matemática que afirma que los modelos complejos, de cualquier tipo, son intrínsecamente disfuncionales. Esto lo han trasladado al ámbito de lo social, legal y administrativo, de tal forma que cuando estos ámbitos se hacen más complejos, se hacen menos útiles hasta dejar de funcionar. Fedorovsky explica que "el MP3 Party se ha inspirado en la práctica rebelde y, a veces ilegal, de la descarga de MP3". Su fórmula es simplificar las formas de gobierno e irlas adaptando a las nuevas exigencias sociales que se van creando. Así, esperan atraer a los jóvenes votantes que se sienten apáticos frente a las ofertas de otras formaciones políticas "desfasadas". De momento, la comisión electoral ya lo ha aceptado como fuerza política. Sin embargo, hay quien ve que, a pesar del tirón que tienen las siglas MP3 para conseguir una notoriedad inmediata en los medios de comunicación, no significa que los usuarios de este formato sean unos incautos y se dejen arrastrar a la arena política fácilmente. Cabe recordar que, para la mayoría, el MP3 y la política no han sido nunca una buena combinación.

http://www.telepolis.com/cgi-bin/reu...n=EDTecnologia