Recuerdo cómo antiguamente en los medios extraíbles podías garantizar la integridad de los datos mediante un mecanismo físico que impedía borrados/escrituras "accidentales". Y es que en las cintas de audio o cassettes y las de video, la existencia de una pestañita o no distinguía entre un medio fuese escribible o sólo se pudiese oir o visionar.

Por supuesto, se podía sobrescribir ese medio pegando un poco de cinta adhesiva en el espacio donde iba la pestañita.


Los disquetes de 3" 1/2 (720KB de baja densidad y de 1,44 de alta densidad) disponían además de una ventanita con una tapita que se deslizaba y que permitía al usuario hacer que ese medio se montase como "sólo lectura" desde un punto de vista físico. El software comercial de esa época se vendía, en algunos casos, en diskettes que no traían esa pestaña y por tanto, no se podían sobrescribir. Más de lo mismo, se tapaba la ventanita y a copiar lo que quisiéramos (que no ocupara mucho, claro).

Lo mismo sucede con las tarjetas de memoria, comunmente utilizadas por las cámaras de fotos, en un sinfin de formatos (SD, MicroSD, MMC, MemoryStick, etc) suelen contar con un switch que permite proteger la escritura del mismo.

Sin embargo, lo más común para intercambiar información físicamente entre unos PCs y otros, son los pendrives USB. Inicialmente, llegué a ver a la venta, pendrives que disponían de un switchsimilar al de las tarjetas de memoria. No sé por qué los pendrives USB actuales, que han evolucionado un montón en capacidad de almacenamiento, siendo 64 GB algo común con un coste no desmesurado, no cuentan con mecanismos físicos de protección contra escritura. Así pues algo tan típico como: "Tengo un [video | canción | programa | fotos | etc…]…super chulo en mi USB, toma mételo en tu PC y cópiatelo" puede hacer que gracias a tu afán generoso de compartir el contenido del USB, se lleve de recuerdo algún habitante a tu propio ordenador, la próxima vez que enchufes el pendrive y se ejecute via Autorun.

He probado un programita gratuito (de nombre super original -> "USB Write Protect") que emula por software el comportamiento de "protección contra escritura". Sinceramente no me ha terminado de gustar en exceso el funcionamiento de esta herramienta. Me dio más de un problema entre diferentes Windows (virtuales en mi caso), por lo que sigo sin confiar en soluciones software para estos cometidos.

Ya que no hay posibilidad de efectuar la protección contra escritura en pendrives USB via hardware, mis recomendaciones para mitigar este tipo de riesgos serían las siguientes:

  • Buen antivirus con protección integral actualizado en tus PCs
  • No meterlo (el USB) en PCs desconocidos
  • Echar un vistazo de vez en cuando a los contenidos que llevamos en el USB y desconfiar /analizar/eliminar aquellos ficheros que no hayamos creado nosotros
  • Llevar nuestros datos en un contenedor cifrado con Truecrypt por ejemplo y los instaladores de Truecrypt para Windows, Linux y Mac en el raíz del USB únicamente. Al montarlo puedes elegir hacerlo en modo "sólo lectura".
  • En los Windows en los que tengáis el poder deshabilitar la ejecución automática de medios extraibles tal y cómo se explica aquí
  • Activar la protección contra escritura en USBs a nivel de sistema operativo a partir de Windows XP SP2, mediante la modificación de una clave de registro. Esta opción sólo la veo viable en entornos empresariales donde el DLP sea uno de los trending-topics.

Una forma de llevar a cabo, entre otras muchas, las últimas dos medidas de securización en entornos Windows 2000, XP y 2003 es utilizar la herramienta gratuita Securewin, creando un perfil de seguridad específico para la funcionalidad de la máquina a securizar

Publicado por Lorenzo Martínez en http://www.securitybydefault.com/201...os-medios.html