Resultados 1 al 2 de 2

Tema: INDEFENSOS EN LA RED (Mercè Molist)

  1. #1 INDEFENSOS EN LA RED (Mercè Molist) 
    Co-Admin HackHispano.com Avatar de clarinetista
    Fecha de ingreso
    Jan 2004
    Ubicación
    HackHispano/SM
    Mensajes
    7.709
    Descargas
    30
    Uploads
    8
    ¿Qué hacer cuando alguien manda cartas falsas o mensajes basura en nuestro nombre? ¿A quién acudir ante una estafa electrónica? ¿Y si una operadora nos secuestra la conexión? Muchos internautas desconocen cómo hacer frente a estos abusos y optan por sufrirlos en silencio. La policía recomienda denunciar, pero la naturaleza de la red convierte demasiadas veces en misión imposible el castigo al malhechor.

    Rosa Llop es una diseñadora gráfica de Barcelona. En junio, alguien empezó a mandar correo basura desde direcciones falsas que usaban su dominio, rosallop.com. "De viernes a domingo, durante tres meses hasta que se cansaron, llegaban devueltos a mi buzón entre 1.000 y 2.000 mensajes, procedentes de servidores que los rechazaban por ser "spam"", explica.

    Consultó algunos foros y descubrió que otras personas habían vivido lo mismo, sin solución: "Era horrible tener que pelearme con toda aquella basura, un abuso que me hacía sentir impotente, además del perjuicio comercial y que mi dominio acabó en todos los filtros "antispam" del planeta", afirma. Desde entonces, usa una cuenta de Gmail.

    La diseñadora no denunció el ataque porque sabía que era imposible dar con los "spammers". Lo confirma la Brigada de Investigación Tecnológica (BIT) de la Policía Nacional: "En la mayoría de investigaciones nos encontramos con servidores que están en países extranjeros y, aún en el caso de que colaboren, se ralentiza enormemente el procedimiento, hasta el punto que cuando se llega a quien tiene la evidencia que probaría el delito, esta ya no existe".

    Para complicarlo, cada país tiene su propia legislación y, a veces, lo que es delito en uno no lo es en otro. Aunque lo sea, los problemas burocráticos transnacionales entorpecen la investigación. Además, explican los policías, "el anonimato en muchas formas de acceso, como los cibercafés o las conexiones inalámbricas, propicia enormes dificultades a la hora de abordar cualquier investigación".


    Salir del armario


    La cosa no mejora cuando el abuso se comete "en casa". El 28 de enero, los amigos de M.H.J., una profesora madrileña de 37 años, recibían un sorprendente mensaje: la joven les anunciaba que había "salido del armario". Horas después, M.H.J. mandaba otro correo, explicando que alguien había entrado en su cuenta y enviado una carta falsa a las 285 direcciones de su agenda, algunas de foros con más de mil suscritos.

    El centro educativo identificó al bromista, un estudiante que había usado un ordenador del aula de informática justo después de M.H.J.. Aunque ella cerró la sesión al irse, los ordenadores de la escuela guardaban por defecto los datos introducidos en los formularios, lo que permitió al intruso acceder a la cuenta. La profesora le denunció y, meses después, el juez le absolvió por falta de pruebas.

    "Este tipo de bromas están al orden del día, sobre todo en los institutos: insultan a los profesores, atacan a compañeros o entran en sus cuentas de Hotmail", explica Marcos Gómez, subdirector de E-Confianza del Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO). Es difícil perseguirlo porque muchas veces no se puede demostrar quién mandó el correo o se sentó ante el ordenador.

    Pero no son los bromistas los responsables de los mayores abusos a los internautas, sino sus propios proveedores de acceso. Gran parte de las quejas que llegan a la Asociación de Internautas (AI) se refieren a facturas abusivas, cobros por conceptos no solicitados o inclusiones indiscriminadas en listas de morosos por parte de operadoras que no dan el servicio contratado y sus clientes se han negado a pagar.


    En el limbo digital


    Una de las peores pesadillas es el "slamming" o secuestro de la conexión por parte de otro operador. Anna Solana, una periodista de Barcelona de 37 años, estuvo un mes sin Internet: en octubre aprovechó una oferta de su proveedor, Ya.com, que implicaba un cambio en su tipo de conexión. En el proceso, se quedó sin Internet: "Les llamé cada día durante una semana y nunca me dijeron qué estaba pasando", afirma.

    Por fin descubrió que habían trasladado su ADSL a Jazztel sin su permiso. Pero Jazztel no tenía constancia de ello: "Estaba en una suerte de limbo digital porque la compañía que tenía mi bucle de abonado no me reconocía como cliente y, por tanto, no lo traspasaba a la compañía que lo solicitaba", explica. Tampoco podía denunciarlo porque necesitaba una factura de la compañía secuestradora como prueba.

    "Nadie sabe la energía que se pierde llamando a los servicios de atención al cliente hasta que tiene que hacerlo", afirma la periodista. Después de muchas gestiones recuperó la conexión y, casi al mismo tiempo, Ya.com le cobró el importe del mes que había estado sin Internet. Cansada de reclamar y temiendo que la incluyesen en una lista de morosos, decidió pagar.

    En abril de 2007 el Ministerio de Industria emitió una orden reguladora del "slamming", donde se obliga al operador denunciado a demostrar que la persona se ha dado voluntariamente de alta. A pesar de ello, esta práctica sigue vigente: en noviembre de este año, 30 personas de Zaragoza presentaban una demanda conjunta a Orange por "slamming".

    Los problemas con las operadoras deben denunciarse a la Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones. Prueba de esta situación de abuso es que sólo el 17% de las reclamaciones se resuelven a favor de las operadoras. En cuanto al "slamming", representa el 7,6% de quejas sobre acceso a Internet que ha atendido la Oficina en la primera mitad de 2008. En el mismo periodo de 2007 fueron el 12,4%.

    Víctor Domingo, presidente de la AI, destaca otro caso de "impotencia absoluta" de los internautas: los teléfonos de atención al cliente de los proveedores, que mayoritariamente usan el prefijo de pago 902, lo que se traduce en un coste añadido al hacer una reclamación. La AI ha presentado diversas denuncias y recursos, el último a la Audiencia Nacional, sin recibir respuesta.


    Estafas en compras


    Las estafas y abusos en el comercio electrónico son otra gran fuente de problemas. Deben denunciarse en la comisaría más próxima, aunque según la BIT son difíciles de perseguir por "el bajo importe de los mismos que hace que, en muchos casos, tengan el reproche penal de simples faltas y, habida cuenta la gran cantidad de pequeños delitos, hay que priorizar los de mayor importe".

    Marta Torres, una lingüista catalana de 35 años, vivió un caso típico: compró un billete de avión de ClickAir a través de Rumbo.es. Costaba 106 euros con tasas incluídas, pero le cobraron 197 más 12 de comisión del intermediario. Envió quejas a ambas empresas y ninguna respondió: "Como el pago se ha hecho con VISA, no se puede anular. Tendré que pagar y después reclamar. Mi banco me ha dicho que tardaré en recuperar el dinero. Lo que no recuperaré es el tiempo perdido", se queja.

    Peor lo tienen quienes compran un coche de lujo a bajo precio por Internet y, cuando han mandado la señal, la empresa ubicada supuestamente en un país extranjero desaparece. El mismo engaño se hace con otros productos caros, como televisores de plasma, sobre todo en sitios de subastas y ventas de segunda mano. Una variante son los estafadores que usurpan la identidad del que hace la venta, sin que este pueda detenerlos.

    Los fraudes, junto con la pornografía infantil, los delitos contra la intimidad, las injurias y las amenazas son los más antiguos y usuales delitos en la red. El rey de las estafas es el "phishing" o robo de datos bancarios con engaño. Los bancos suelen reponer este dinero por lo que, aunque la cantidad de casos es alta, no provoca en los internautas una sensación acusada de indefensión.

    Según el INTECO, el 70% de intentos de estafa que reciben por Internet los hogares españoles son "phishing". La AI contabilizó más de 3.000 casos en 2007, cuando en 2005 no llegaron a los 300. Un reciente informe de la Dirección General de Policía afirma que ha aumentado tanto que los policías se declaran impotentes para detener a los delincuentes, quienes usan sofisticados métodos y actúan fuera de España.


    Indefensión absoluta


    Víctor Domingo explica un delito relacionado con este: "Miles de internautas son engañados por ofertas falsas de trabajo que les obligan a gestionar una serie de pagos enviando dinero al extranjero, robado mediante "phishing"". Según Domingo, la falta de información sobre este tema por parte de los jueces "está provocando condenas penales indiscriminadas".

    Esta es la indefensión absoluta: no sólo ser víctima de un abuso sino que te denuncien por el mismo. Lo último y que ha sucedido ya a diversos internautas fuera de España es que alguien use sus conexiones inalámbricas para cometer delitos, de forma que quien técnicamente aparece como delincuente no es el ladrón de la conexión sino su víctima.

    En octubre de 2004, un virus infectó el ordenador que la profesora norteamericana Julie Armero usaba en clase y provocó un alúd de ventanas emergentes pornográficas que no supo como parar. La acusaron de mostrar pornografía a sus alumnos y un juez la condenó a 40 años de cárcel. El pasado 21 de noviembre, cuatro años después de los hechos, la declaraban inocente en un nuevo juicio.

    Pero los policías no quieren ni oír hablar de indefensión en Internet. El Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil asegura que, junto con las dificultades que se encuentran policías y jueces en la persecución de los delitos, otro punto en contra es la "sensación subjetiva de indefensión de los ciudadanos, que no creen que puedan hacer algo y dan el dinero por perdido, cuando muchas veces se puede denunciar y aclarar".

    Según la Guardia Civil, "cada día nacen amenazas nuevas en la red pero no hay un aumento de estos delitos, no se puede dar la sensación de que estamos perdidos porque no es así". La información y concienciación de las personas para una navegación responsable es tan esencial como los acuerdos internacionales sobre cibercrimen, aseguran los agentes: "Saber siempre dónde te metes y estar atento".



    QUÉ HACER EN CASO DE ESTAFA


    1. Hablar con el banco. Algunos tienen seguros "antiphishing".

    2. Denunciarlo en una comisaría. Si el importe es pequeño pero hay más víctimas del mismo fraude, poner una denuncia conjunta. Más información en la sección de Gestión del Fraude Electrónico de INTECO: http://www.inteco.es/Seguridad/INTEC...de_Electronico

    3. Modificar nuestras rutinas en la red para que no vuelva a ocurrir.



    QUÉ HACER EN CASO DE ABUSO DE UN PROVEEDOR


    1. Guardar todos los documentos y facturas.

    2. Denunciarlo a la Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones: http://www.usuariosteleco.es



    CÓMO RECONOCER UN MENSAJE FRAUDULENTO



    1. Las entidades financieras, tiendas de comercio electrónico y administración pública nunca mandan mensajes de correo a sus clientes solicitando datos de acceso o bancarios. En caso de duda, llamarlos por teléfono.

    2. Los mensajes fraudulentos usan todo tipo de ingeniosos argumentos para justificar que les manden datos personales. Algunas excusas frecuentes son: problemas técnicos, nuevas medidas de seguridad en el sitio, promoción de nuevos productos, premios y regalos.

    3. No asustarse ante el envío de información que hace creer que ha habido un desastre o un serio peligro. Muchas estafas empiezan advirtiendo de que se ha hecho una compra con la tarjeta de crédito y para anularla hay que pulsar un enlace.

    4. Un correo fraudulento trata de forzar a la persona a tomar una decisión de forma casi inmediata, advirtiendo de consecuencias negativas si no lo hace, como puede ser quedarse sin acceso a aquel servicio.

    5. Al generarse con herramientas automáticas de traducción, estos mensajes suelen contener faltas ortográficas y errores gramaticales.

    (Fuente: Equipo de seguridad CERT del INTECO)



    CONSEJOS PARA COMPRAS ELECTRÓNICAS



    1. No comprar si el establecimiento no inspira confianza. En caso de duda, hacer una búsqueda en Internet para comprobar su reputación.

    2. Desconfiar de gangas y superofertas que estén fuera de la lógica comercial, aguzando especialmente la atención en sitios de subastas y ventas de segunda mano.

    3. No introducir el número de la tarjeta en páginas de contenido pornográfico en las que se solicita como pretexto para comprobar la mayoría de edad.

    4. No facilitar más datos personales de los necesarios.

    5. Al enviar información bancaria, comprobar que se está en una página segura: su dirección empieza con https:// y en la parte inferior del navegador aparece un candado amarillo o cerrado.

    6. Si se puede escoger el método de pago, mejor contra reembolso. Huir de las transferencias.

    7. Comprobar que los cargos recibidos se corresponden con los realizados y guardar todos los justificantes y resguardos.

    8. Si en el plazo establecido no se recibe el producto y no hay respuesta del comerciante, acudir al banco y anular el cargo.

    9. Si el producto recibido es de inferiores características al contratado, exigir su inmediata reposición. Si el establecimiento se niega, denunciarlo y anular el cargo en el banco.

    (Fuente: BIT Policía Nacional y GDT Guardia Civil)



    CONSEJOS DE SEGURIDAD GENERAL


    1. No abrir mensajes de correo ni archivos adjuntos de origen desconocido, tampoco en la mensajería instantánea. Eliminarlos sin previsualizarlos.

    2. No fiarse de los regalos, premios y otros ni llamar a teléfonos con prefijos 906 para recibirlos.

    3. No facilitar la dirección electrónica ni otros datos personales con ligereza.

    4. Tener un antivirus y un cortafuegos en el ordenador y mantenerlos actualizados, así como el sistema operativo, el navegador y, a ser posible, todos los programas.

    5. No descargar programas de sitios poco confiables.

    6. Cuando se navega por Internet, utilizar la función "usuario sin permisos de administrador" del sistema operativo.

    7. Borrar las "cookies", formularios e historial y desactivar la opción "autocompletar" cuando se utilizan ordenadores públicos o de otras personas. En ningún caso hacer transacciones económicas desde estos equipos. Cerrar todas las sesiones al acabar.

    (Fuente: BIT Policía Nacional, GDT Guardia Civil y CERT INTECO)



    RECLAMACIONES SOBRE ACCESO A INTERNET


    1a mitad 2008 Total 2007

    Bajas 29,6% 31,8%
    Facturación 29,3% 20,5%
    Altas 17,9% 22,7%
    Interrupciones 16,6% 14,8%
    Liberación linea 2% 4,2%
    Otros 4,8% 6%

    (Fuente: Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones)


    RECLAMACIONES POR CADA 10.000 ABONADOS EN LA PRIMERA MITAD DE 2008

    Ya.com 11,66
    Jazztel 4,12
    Tele2 3,90
    Orange 2,89
    Ono 1,99
    Telefónica 0,48

    (Fuente: Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones)




    Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones
    http://www.usuariosteleco.es

    Grupo Delitos Telemáticos. Guardia Civil
    https://www.gdt.guardiacivil.es

    Brigada Investigación Tecnológica. Policía Nacional
    http://www.policia.es/bit

    CERT INTECO
    http://cert.inteco.es



    Copyright 2008 Mercè Molist.
    Verbatim copying, translation and distribution of this entire
    article is permitted in any digital and no commercial medium,
    provide this notice is preserved.
    Última edición por clarinetista; 08-01-2009 a las 15:08
    Citar  
     

  2. #2  
    Moderador Global Avatar de hystd
    Fecha de ingreso
    Jul 2005
    Ubicación
    1, 11, 21, 1211...
    Mensajes
    1.596
    Descargas
    58
    Uploads
    0
    Muy bueno.

    Un saludo.
    El optimista tiene ideas, el pesimista... excusas

    Citar  
     

Marcadores

Marcadores

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •