SYDNEY (AUSTRALIA).- Un adolescente neozelands fue detenido por dirigir presuntamente una red de crimen ciberntico internacional que se ha infiltrado en 1,3 millones de ordenadores y robado millones de dlares de las cuentas bancarias de sus vctimas.

El joven, de slo 18 aos, est siendo ahora interrogado por la Polica, inform la radio estatal de Nueva Zelanda.

Tras recibir informacin del FBI estadounidense, los agentes llevaron a cabo una redada en casa del joven neozelands, de 18 aos, le arrestaron y se incautaron de varios ordenadores, segn el inspector Peter Devoy, indic el diario local New Zealand Herald.

El chico, que todava no ha sido acusado formalmente y est cooperando con la Polica neozelandesa y el FBI para explicarles cmo funciona la red, se identifica como AKILL, y podra ser acusado de utilizar un acceso no autorizado y poseer herramientas de ataque ciberntico. Puede ser condenado por estos delitos a una pena mxima de 10 aos de crcel.

Su arresto fue la culminacin de una operacin internacional iniciada en junio pasado por el FBI para descubrir a los criminales cibernticos que utilizan botnets para el envo de un elevado volumen de mensajes contra recipientes especficos para bloquear sus sistemas operativos.

Los investigadores estadounidenses haban identificado a ms de un milln de direcciones IP de usuarios que son vctimas de estos delitos.

Los dueos de los ordenadores, sin darse cuenta, permiten el acceso no autorizado y el uso de sus terminales como vehculo para cometer otros delitos, como suplantacin de identidad, envo de spam o correo electrnico basura, ataques a pginas web, fraudes y y programas de espionaje.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos considera que los botnets son, debido a su gran capacidad de distribucin, una amenaza creciente para la seguridad nacional, la infraestructura informtica y la economa de EEUU, aunque se pueden sortear con la instalacin de un buen firewall.