Microsoft, centrada en las últimas semanas en el lanzamiento a bombo y platillo de su nuevo Windows Vista, ha sorprendido a los usuarios (y a los distribuidores) de Linux firmando un acuerdo con Novell.


Este pacto a dos bandas permitirá a la firma de Redmond -mediante el pago de unos 187 millones de euros- utilizar los certificados de suscripción de la versión del sistema operativo Linux SuSe de Novell.

Pero no sólo podrá usarlos, sino que también podrá, revenderlos o distribuirlos entre sus clientes durante los próximos cinco años.

Según estas compañías, el acuerdo se ha producido con el objetivo de impulsar la interoperabilidad de Windows y Linux.

Pero ni los distribuidores tradicionales del software de código abierto ni los usuarios del sistema parecen terminar de creérselo y desconfían del pacto sellado.

¿Por qué Microsoft se acerca ahora al que ha sido su competidor -Linux- durante años? ¿Está siguiendo la estrategia de unirse a su enemigo por no poder batirle o por el contrario lo que quiere es acaparar el mercado por completo y llevarse buena parte de los beneficios que genera este software?

Habrá que esperar unos meses, quizá a que pase todo el revuelo de la puesta de largo de Vista, para ver las consecuencias que esta alianza tendrá en el mercado y, sobre todo, para el usuario final.

Fuente:

http://www.redestelecom.com/Opini%C3...as/20061207032