Acabar con las más de 200.000 toneladas de tecnobasura que se habrán
generado este año en España es misión imposible. Lo intentan con
cada vez más fuerza los defensores del medio ambiente, armados con
las llamadas "3 erres": reciclaje, reducción y, sobre todo,
reutilización. Si hace cinco años eran muy pocas las opciones para
deshacerse de un ordenador viejo, hoy existen una docena de grupos
que los reparan y ceden a ONGs.

Una de estas asociaciones es Tecnologia x Tothom (TxT), formada por
estudiantes y personal de la Universitat Politècnica de Catalunya.
Recogen el material informático desechado cuando se renuevan equipos
en la universidad, lo actualizan y donan a grupos sin ánimo de
lucro. Recientemente, celebraban las III Jornades Reutilitza, en las
que durante tres días diversos voluntarios han reparado 200
ordenadores para una buena causa.

Los equipos suelen estar en perfecto estado, la mayoría ni tan solo
son obsoletos. Pero aún así es difícil encontrar entidades
receptoras, explica David Franquesa, de TxT: "Creen que tendrán
problemas si los ordenadores no son nuevos. Gracias al boca a boca,
a partir de gente que ha visto que funcionan bien, cada vez se
animan más". El año pasado se beneficiaron de esta reutilización
asociaciones de discapacitados, protección de animales, cooperación
con el tercer mundo o defensa de refugiados.

Es también difícil, explica Franquesa, encontrar voluntarios para
reparar los equipos: "Lo hacen miembros de las entidades receptoras
y estudiantes de la universidad. Estos últimos reciben el beneficio
de poner en práctica lo que han aprendido y también se les hacen
cursos de formación medioambiental y programas libres. Además, está
el hecho de ayudar a que un ordenador no contamine, porque no se
tira, ni se tenga que fabricar uno nuevo".

Según Álex Castán, que impartió el curso medioambiental, para
producir un ordenador se gastan 290 quilos de combustible fósil, 22
de productos químicos, 1.500 litros de agua y gran cantidad de
electricidad, consumida por los ventiladores, bombas de aire y
aspiradoras de las salas blancas, donde no puede haber polvo. De
toda la electricidad que gastará un ordenador en su vida, el 83% se
habrá usado en su producción, además de gases que contribuyen al
efecto invernadero, como los perfluorocarbonos, para fabricar los
chips, o el PVC, usado en los cables.

Pero producir un ordenador no es sólo poco ecológico, sinó que
además pone en peligro las vidas de los trabajadores: tienen que
manipular decenas de sustancias químicas presentes en los
componentes informáticos, como bromo, flúor, fósforo, arsénico,
benceno y bario, cuyas emanaciones son cancerígenas, y metales como
el plomo, cadmio y mercurio, que están causando enfermedades,
muertes y también abortos y malformaciones en los hijos de las
trabajadoras.

Aunque los usuarios no están directamente expuestos a estos
productos químicos y metales, también corren riesgos, explica
Castán: "Los retardantes de llama, con que la ley obliga a cubrir
circuitos impresos, cables y carcasas, suelen contener bromo o flúor
que se liberan al aire mientras los ordenadores se usan: algunos
estudios han detectado una concentración de bromo en la sangre más
elevada que la media entre la gente que trabaja en oficinas". Estas
sustancias causan desórdenes hormonales, cáncer y problemas en el
desarrollo neuronal.

La mayoría de placas y ordenadores se montan en países del tercer
mundo, con sueldos mínimos y largas jornadas laborales. Es también
el tercer mundo, sobre todo China, India y Pakistán, el receptor de
los desechos informáticos del primero, puesto que resulta más barato
mandarlos allí que reciclarlos. Se calcula que el 5% de la basura
que genera la Unión Europea es tecnobasura y está creciendo el
triple que la normal, puesto que la vida útil de un ordenador es
cada vez menor. El reciclaje o la reutilización son muy
minoritarias: el 90% de equipos acaban en el vertedero.

Allí, el plástico quemado genera humo tóxico y los productos
químicos y metales pasan al aire, la tierra, los acuíferos y los
seres vivos, a través de la cadena alimentaria. En las ciudades
vertedero del tercer mundo, los que buscan en la basura se exponen a
más peligros: para desprender las pequeñas cantidades de oro que hay
en las placas se necesitan ácidos muy fuertes, que provocan
quemaduras, edemas pulmonares o la muerte. Además, manipular las
placas conlleva inhalar plomo, estaño y productos químicos.
En los monitores hay cobre, pero quien los rompa para conseguirlo
respirará el perjudicial fósforo. También hay cobre en los cables,
pero para sacarlo hay que quemar el plástico, generando gases tóxicos.


CONSEJOS PARA UNA INFORMÁTICA ECOLÓGICA

-Las pantallas planas y los ordenadores portátiles consumen menos
electricidad y emiten menos radiaciones.

-Configurar el ordenador y la pantalla para que pasen al modo de
bajo consumo cuando llevan tiempo sin ser usados. Si tiene que estar
mucho rato fuera, mejor apagarlos.

-Hacer copias de seguridad en CDs regrabables, en vez de CDs de un
solo uso.

-Para imprimir documentos que no tienen que ser presentados,
reutilizar papel ya impreso, por la otra cara. Asimismo, no imprimir
por imprimir. Muchos documentos digitales pueden guardarse y serán
más fácilmente localizables en una carpeta del ordenador.

-No actualizar compulsivamente los programas. Si no tiene fallos de
seguridad, es mejor usar una versión antigua y más ligera, frente a
la última versión que, muchas veces, no añade funcionalidades útiles
y precisa un equipo más potente.

-No comprar compulsivamente un nuevo ordenador. Una ampliación de
memoria o cambiar algunos componentes puede ser suficiente. Si el
ordenador sólo se usa para procesar textos y navegar por Internet,
no es necesario que tenga la máxima potencia del mercado.

-A la hora de adquirir un ordenador, plantearse comprarlo de segunda
mano.

-Vender el ordenador viejo en el mercado de segunda mano o bien
donarlo para su reutilitzación. Hay diversas asociaciones y ONGs
dedicadas a ello, en España. Los fabricantes de ordenadores están
obligados por ley a recoger los que se desechan. Sólo hay que
llamarles y pagar un módico precio.

-No tirar el ordenador viejo a la basura. Sus componentes
contaminantes pasarían al aire, la tierra y el agua. Llevarlo a una
chatarrería especializada en material electrónico o a un punto de
reciclaje de su ayuntamiento, si ofrece este servicio.


DÓNDE LLEVAR UN ORDENADOR PARA SER REUTILIZADO

Nuevas Tecnologías para África
http://www.ntafrica.org/index.php?lang=es
Fundación BipBip (Madrid)
http://www.fundacionbip-bip.org
Informática Abierta (Madrid)
http://www.abierta.org/donar.htm
Ordenadores sin Fronteras (Madrid)
http://ordenadoresinfronteras.com
Ecoxips (Barcelona)
http://www.fundaciofias.org
Fundación STP (Barcelona)
http://www.stpfundacion.org
Telecomunicaciones Solidarias (Valencia)
http://www.renuevate.com/teso
Tecnología y Desarrollo Solidario (Málaga)
http://www.tedeso.org
Reciclanet (Bilbao)
http://www.reciclanet.org
Ingeniería Sin Fronteras
http://www.isf.es
Computadores para Educar (Colombia)
http://www.computadoresparaeducar.go...l_exterior.htm

Copyright 2005 Mercè Molist.
Verbatim copying, translation and distribution of this entire
article is permitted in any digital medium, provided this notice is
preserved.